jueves, 6 de marzo de 2008

Palos a toro pasado


Criticar es el deporte preferido del españolito de a pie. Y ese deporte tan de moda lo practican con bastante asiduidad algunos periodistas con cuentas pendientes (lease contra José María del Nido). Me parece bien que uno exprese su opinión, que defienda su verdad y que pelee con quien haga falta por sus ideas, pero sin querer cobrar peaje por ello. Y de eso, lamentablemente hay mucho en esta Sevilla tan especial para lo bueno y para lo malo. (Los amigos de 'la alegre pandi' son un buen ejemplo de ello).
La eliminación del Sevilla FC en los octavos de final de la Champions League ha sido la última excusa esgrimida por algunos para ello. En la diana ya pueden imaginar: las caras del presidente nervionense y la de Manolo Jiménez, principales objetivos de los dardos envenenados. Actitud que cuanto menos me parece ventajista por parte de algunos periodistas, que no todos; ya que hay quien llevaba tiempo pregonando los males de este Sevilla irregular.
Lo que no me gusta es que haya algún cobarde que aproveche el traspiés de La Coruña y la eliminación en la Liga de Campeones para sacar la guadaña a pasear, para tirar a dar al de siempre, o a los de siempre, para hacer negro lo que siempre ha sido blanco... Así les va.
Tras caer ante el Fenerbahçe hay quien ha descubierto que "los fichajes no han estado a la altura, que Del Nido tendrá que asumir que la gloria fue el fruto del trabajo de muchos. Que hizo grande al Sevilla pero que los éxitos lo emborracharon"...
Son las cosas de estar atrincherado cobardemente tras el muro para esperar que el enemigo se quede sin balas. Y eso es lo que ha ocurrido una vez más.
¿Donde estaban estos intentos de pitoniso cuando el Sevilla FC ganó la UEFA en Eindhoven? ¿O en Glasgow? ¿O tras la Supercopa de Europa ante el Barcelona? ¿O tras la Copa del Rey frente al Getafe? ¿Dónde? Ojo, que no digo que haya que decir sí o sí cuando el presente te enseña que es sí o no, pero lo que pretendo es que aprendamos a ser ecuánimes, a repartir cuando haya que repartir pero sin olvidar que en el balance nos muestra que el debe es inferior al haber. Cuestión de números.
Los fichajes no han estado a la altura. En muchos casos cierto, pero no estaban a la altura también antes de la eliminación en la Champions. Y sobre que Del Nido tenga que asumir que la gloria es el fruto del trabajo de muchos, que quieren que les diga; alguno igual se perdió la pasada Junta de accionistas en las que el máximo mandatario sevillista hizo un amplio repaso para agradecer uno a uno a todos sus colaboradores, a ese equipo de trabajo que rema en la mis a dirección: desde José María Cruz a Manuel Vizcaíno, pasando por el resto de su Consejo de Administración, los distintos medios del Club, Monchi y todo el equipo de la dirección deportiva... por agradecer incluso agradeció los servicios prestados por Juande Ramos, el técnico más laureado de la Entidad. Igual ese día el Presidente se emborrachó pero... de humildad.
Del Nido comete errores sí, como todo ser humano, pero su dedicación es total, y su ambición por hacer un Sevilla cada vez más grande, inmensa. Del Nido es un hombre que te mira a la cara, que no esquiva el envite y que como le dijo una vez a Chevantón:
DEL NIDO: "Yo tengo más huevos que tú"
CHEVANTON: "No creo Presidente porque yo tengo tres"
DEL NIDO: "¿Ves como no me equivocaba? Yo tengo cuatro"
Y es que el Presidente sevillista es así, un tipo 'echao palante' y eso es precisamente lo que le ha llevado a ser en apenas unos años el mejor Presidente de la historia del Sevilla. Pero ojo, un tipo 'echao palante' no prepotente porque ¿ha cambiado el nombre del Estadio ramón Sánchez Pizjuán? ¿Ha cambiado el de la Ciudad deportiva José Ramó Cisneros Palacios? No, es más, ni se lo ha planteado. Pero claro, ese Del Nido no vende, el que vende es el prepotente, el chulo, el que da grandes titulares (aunque a veces algunos para lograrlo tengan que mentir y cortar la frase humilde del Presidente). Todo sea por vender.
Del Nido puede gustar o no, pero lo que está muy claro es que no pasa inadvertido y eso es lo que a mí precisamente me gusta de él. Levanta tanto odio como pasiones y lo que más admiro es que el odio que desata es precisamente de aquellos a los que les gustaría ser como él.
Nos guste o no, José María del Nido y Benavente por mamá, es el mejor Presidente de la historia del Sevilla. Nos guste o no, el mismo Del Nido es el que capitanea este barco que tan lejos nos ha llevado. El que designó los que le acompañarían en tan bella aventura, y el mismo que ha luchado por hacer realidad aquella promesa que tras consumarse el descenso del Sevilla en el Bernabéu, le hizo a su padre: "Papá no llores que algún día yo seré presidente del Sevilla y lo hará campeón". Y así fue para fortuna de todo el sevillismo.
PD: Esta opinión es tan políticamente incorrecta como un servidor. Del Nido, como humano, no está excento de errores; por supuesto, pero tampoco queramos quitarle el mérito de todo lo hecho. No debemos olvidar de dónde venimos y hacia donde vamos. ¿O no se acuerdan ya de cuando no había ni para balones? Dijo que la deuda era calderilla y le dieron palos hasta en el carnet de identidad. Sería bueno tirar de archivo 'ilustre pandi'.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Como siempre Jose Miguel, chapoau y amén. Y aver cuando te dejas caer con el comentario prometido sobre el impresentable almansa (en minuscula pues no se merece ni las mayusculas)que estoy deseoso de leerlo. Y dejate ver, mejor dicho leer, con más frecuencia.

Anónimo dijo...

Qué triste alguna gente que sólo se dedica a atacar,cuando se pierde.
¿Donde estaban el año pasado los carroñeros?
Del nido quiere un Sevilla grande y por eso incomoda a algunos soplagaitas.
VAMOS SEVILLA VAMOS DEL NIDO VAMOS JOSÉ MIGUEL.

Rabioso dijo...

DE MAMAZO tu artículo, Jose Miguel.

Anónimo dijo...

José Miguel eres al periodismo lo que Del Nido al Sevilla, lo mejor de lo mejor. Los dos teneis los cojones muy bien puestos y mirais de frente a esos como tú llamas cobardes que no son capaces de aguantaros la mirada. Chapeau por lo grande y bien puestos que lo teneis los dos.

Anónimo dijo...

Con dos bemoles. Bueno de verdad tu articulo. Que pena que no haya mas periodistas valientes como tu. Con razon te ficho Del Nido que siempre se lleva a los mejores. Ese es mi PRESIDENTE QUE NOS HIZO CAMPEON DE TODOOOOOO